Tener carisma

Simeone
Simeone

Dos políticos se enfrentaban para el cargo de primer ministro del Reino Unido. Era la época victoriana, así que quien ganara dominaría medio mundo. En la semana anterior a las elecciones, los dos candidatos invitaron a cenar a una joven. Una vez concluida la cena, la prensa, muy expectante, le preguntó sobre su impresión de ambos rivales. La muchacha respondió: Después de cenar con Mr. Gladstone, pensé de él que era la persona más inteligente de Inglaterra. Pero después de cenar con Mr. Disraeli, creí que YO era la persona más inteligente de Inglaterra.” Imagináis quien ganó las elecciones…

Las personas carismáticas son las que hacen sentir bien a los demás, las que transmiten  ese magnetismo o luz sanadora. No es necesario ser extrovertido o atractivo ni se trata de  cambiar la personalidad para tener carisma. Eso es un mito. La historia tiene innumerables ejemplos de personajes que están lejos  de cumplir con los principios básicos de la belleza y sin embargo son fuente de inspiración y referencia social.

Se trata por tanto de comportamientos, de conductas  para con los demás. Pero la conducta no es precisamente un don natural y por tanto hay que trabajarla. Los dos componentes más importantes a tener en cuenta son la Presencia y Cordialidad. Estar presente tiene mucho que ver con el poder de la escucha. Esto sí que es un arte. Y si no, piensa en este mismo instante, con cuantas personas de tu entorno te sientes plenamente escuchado. Posiblemente acabes enseguida. Piensa también, si es que lo has encontrado en alguna ocasión, el alivio emocional que produce sentirse verdaderamente escuchado.  Estar presente es simplemente saber escuchar, así de sencillo.   Decía Zenón de Citión, y lo comparto, “tenemos dos orejas y una sola boca justamente para escuchar más y hablar menos”

En el mundo empresarial existen líderes eficaces y líderes carismáticos. También están los que van de líderes, los que no escuchan y no son cordiales. Sin embargo, los estudios demuestran que los  seguidores de los líderes carismáticos son más eficaces,  se entregan en cuerpo y alma a la misión obteniendo un rendimiento y grado de satisfacción  mayor. La clave para conseguirlo está en tener carisma, pero el carisma no nace, se hace, y se hace  a base de conductas acertadas. No soy quién para dar consejos pero me atrevo a decir, no lo olvides...

@javiergmezR