Consecuencias del no SER

Alfonso Rodriguez Castelao
Alfonso Rodriguez Castelao

 

Estudié medicina por respeto a mi padre, y no ejercí por respeto a la humanidad. Me inspira esta frase para dar contenido a la sección de este mes. La leí hace tiempo en algún lugar y la apunté en mi  cuaderno de enunciados recurrentes.

La pronunció años atrás Alfonso Rodriguez Castelao, un gallego polifacético convertido en caricaturista y escritor.Castelao” como así se le conoció en vida, desafió pronto el deseo profesional de sus padres y se dedicó a buscar y encontrar sentido a su vida.

Cuántas veces sin embargo descubrimos el caso contrario. Personas que no han elegido el camino  por sí mismas e inician el circular de su vida de manera desenfocada, renunciando a sus gustos, creencias  y valores. Imagina que transitas en bicicleta por ella para desplazarte de un lugar a otro pero una de las ruedas no es del todo redonda. Rodar así mucho tiempo resulta incomodo y provoca un constante desgaste.

Puede haber un camino trazado, desde luego, pero no tiene por qué ser tu camino. Castelao estudio medicina por imposición de sus padres. Le preguntaron acaso ¿qué quería ser de mayor?  Nos acostumbraron a pensar que primero hay que “tener” para luego “hacer” y así poder “ser”?  En mi opinión resulta mucho más placentero y eficaz invertirlo. Buscar y encontrar  en primer lugar el SER para después HACER y finalmente TENER.

Y para encontrar nuestro ser deberíamos quizá empezar buscándole un sentido a la vida.  Cuál es nuestro propósito y misión en ella. La definición de sentido, tiene que ver con sentir y desear. Pero ¿nos trabajamos y queremos  lo suficiente? ¿somos conscientes de nuestras cualidades y defectos? ¿Nos conocemos y reconocemos?  A menudo, y desgraciadamente debido a un acontecimiento doloroso cercano nos planteamos contemplar de otra forma la existencia en general y la nuestra en particular. Parece que solo en esos instantes, la pregunta sobre el sentido de nuestra vida se hace evidente, sin embargo, vertiginosamente, la rutina nos codifica de nuevo.

Las consecuencias a ese desentendimiento interior vienen con el tiempo. El lenguaje del cuerpo es el mejor indicador. Nuestro organismo acaba desencadenando reacciones fisiológicas que a menudo son la expresión de un constante malestar emocional. Hay múltiples síntomas  muy comunes a los que deberíamos prestar mayor atención.

Cuando aparecen algunas de estas señales no está de más  utilizar  en nuestra competición interna el “safety car”. Ese vehículo neutralizador y organizador de nuestras averías o accidentes emocionales. Dar sentido a la vida pasa por varias etapas esenciales; hacer fructificar nuestros talentos, seguir nuestras aspiraciones, amar, ir a lo esencial y desarrollar nuestro espíritu. En definitiva invertir en nosotros

 

Te invito a que repases en tu mente y apuntes en un papel a las cinco personas más importantes de tu vida a día de hoy. Pueden estar vivas o muertas. Una vez las tengas, ordénalas de mayor a menor según la intensidad de sentimientos. Sólo después de acabado el ejercicio, une los puntos del dibujo adjunto y comprueba si el resultado aparece en tu lista. Si no es así, deseo haberte hecho reflexionar y espero no vuelva a ocurrirte….

@javiergmezR