Fugas emocionales

 

Tengo un truco sencillo que deseo sirva para acercar más fácilmente lo que intento transmitir. Es muy simple. Piensa por un momento en una manguera de riego. ¿Lo tienes? Comprueba que esa manguera tiene unos cuantos agujeros, ¿sí? Ahora abre la llave de paso del agua. ¿Visualizas lo que ocurre? Es palpable, el agua se sale, hay fugas..

Lo mismo sucede con nuestra energía vital. Poseemos un torrente interior que se ve mermado conforme aparecen problemas en nuestra vida. Avatares que sorteamos como buenamente podemos. Algunos nos vienen dados, otros nos los buscamos sin sentido. Todo ello provoca un desgaste feroz del que posiblemente no somos conscientes. Son las fugas emocionales

Es muy laborioso avanzar así, todo cuesta más. Podríamos utilizar aquí el símil de la mochila cargada de piedras pero prefiero visualizar la manguera. El agua representa un símbolo de nueva vida, de renovación, de fuerza.

No ser conscientes de lo que representa una fuga de energía nos aproxima antes al cansancio y finalmente al agotamiento. Por cada fisura de nuestra manguera se escapa vitalidad, un poco de alegría, de ilusión, de amor, de felicidad… de vida en definitiva. Se esfuma parte del oxigeno con el que respirar

Como casi siempre, la solución está en nosotros, en nuestro interior. Deberíamos cuanto antes evitar o reparar esas fugas por las que tanta fuerza se desperdicia, y proceder a la identificación y origen de las mismas. Probablemente las tengamos localizadas, probablemente también no tengamos valor para afrontarlas.

Podemos continuar así, (en deuda constante de energía) o tomar cartas en el asunto para recuperarla. Hay preocupaciones de todos los colores y tamaños, aunque con el tiempo he llegado a esta conclusión: un problema que tiene solución no es un problema y si el problema no tiene solución, para qué preocuparse.

Visualizar la manguera perforada en los momentos de más agobio y sentir como perdemos energía vital por cada una de las rendijas, es un ejercicio recomendable. Si arrastras el cansancio propio de vivir en deuda de oxígeno con tanta carga emocional, puedes seguir así, (cuidado entonces con la factura), o empezar a tapar las fugas. Tú eliges….

 

@javiergmezR