De tal palo, tal astilla

Hay gestos que emocionan y contagian rollo del bueno. El ciclista colombiano Esteban Chaves era líder absoluto a falta de una etapa para finalizar el Giro de Italia 2016. La penúltima jornada de la ronda transalpina fue ganada por el italiano Vincenzo Nibali en un alarde desesperado por desbancar en su tierra al corredor del Orica. Lo consiguió y aventajó el tiempo suficiente en meta para alzarse con la maglia rosa definitiva. Lo más importante quizá, no sea el triunfo de Níbali o el desfallecimiento de Chaves en la dura montaña de la etapa. Lo ejemplar es ver como los padres del ciclista colombiano -presentes en la línea de llegada- se dirigen al nuevo líder y le dedican un abrazo y felicitación de reconocimiento y admiración a su proeza deportiva. (puedes ver ese momentazo en el vídeo) A pesar de su juventud, siempre me ha parecido Esteban Chaves un hombre de contagiosa sonrisa y humildad sincera. Después de ver el abrazo sincero de sus padres al vencedor, no me extraña.  De tal palo, tal astilla..   (por cierto, grande también Níbali con su respuesta emocionada)